A Coruña: aire atlántico, ocio y cultura

Plaza de María Pita. © Ricardo Grobas
Dos hechos han convertido a la ciudad de A Coruña en un punto de referencia para el turismo de Galicia durante 2008: el 800 aniversario de su fundación y la candidatura de su faro romano, la Torre de Hércules, a formar parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad. Quien se acerque a ella topará con una ciudad dinámica, repleta de oportunidades para el ocio y la cultura, y dotada de modernas infraestructuras hoteleras y de servicios. Por esto y por su privilegiada ubicación, asomada al Atlántico, A Coruña está considerada como uno de los mejores destinos para el turismo de reuniones e incentivo de Galicia.
El Palacio de Exposiciones y Congresos (Palexco) lidera la lista de dotaciones dedicadas a la celebración de reuniones y eventos profesionales. Su arquitectura de vanguardia, firmada por César Portela y Ricardo Bofill, semeja un buque de acero y cristal atracado en el muelle de trasatlánticos. Elegante y funcional, los arquitectos han enfatizado con él la estratégica posición de A Coruña en las rutas internacionales del turismo de cruceros y su importancia como punto de escala de los mayores buques de pasajeros del mundo.
Amplios espacios de reuniones ofrecen la máxima comodidad para el trabajo, y halls y terrazas exteriores que interconectan la ciudad con el mar garantizan un exclusivo y selecto ambiente para coffee breaks, almuerzos y cenas de gala. Situado a pocos metros de los mejores hoteles de la ciudad, el Palexco ha recibido en sus tres años de vida varios premios. Sus homólogos lo han reconocido eligiéndolo como sede en 2009 de la Reunión Anual de la Asociación Internacional de Palacios de Exposiciones y Congresos.
Una docena de hoteles, casi todos en el centro urbano y en el paseo marítimo, completan la oferta de establecimientos dirigidos al turismo de reuniones e incentivo, con todo tipo de servicios técnicos, versátiles salones para la organización de sesiones de trabajo y de banquetes, confortables habitaciones y una esmerada elaboración de platos típicos de la cocina atlántica, con productos de la tierra y toques de las nuevas tendencias culinarias.
El turismo de reuniones se sirve, además, de dos lugares que refuerzan el valor de cualquier evento o banquete, perfectos para quienes gustan de los ambientes nobles y del refinamiento de tiempos pasados: los pazos de Vilaboa (s. XIX) y de Mariñán (s. XVII-XVIII). Este último, en el vecino municipio de Bergondo, pertenece a la ruta cultural y paisajística de los Jardines de Invierno de Galicia.

Jardines de Méndez Núñez. © Ricardo Grobas

Identidad coruñesa

La huella de la burguesía local de finales del siglo XIX, enriquecida con el comercio ultramarino, se hace patente en el centro de la ciudad. La más típica estampa coruñesa la protagonizan las galerías acristaladas de los edificios de la avenida de La Marina, frente al puerto deportivo, a las que debe el nombre de “ciudad de cristal”. El estilo de vida coruñés bebe de aquel antiguo espíritu burgués representado por edificios como el Palacio de Exposiciones Kiosko Alfonso o La Terraza, en los históricos Jardines de Méndez Núñez.
En este ambiente, la gran ventaja del turismo de reuniones e incentivo en A Coruña es la densidad de sus atractivos para los ratos de asueto. Testigo directo del crecimiento del imperio Inditex, con Zara como cadena insignia –a sólo 11 kilómetros, en Arteixo, se encuentra su sede central–, aglutina la mayor oferta comercial de Galicia en un gran escaparate de firmas y marcas de moda internacionales.
Edificios de la avenida de La Marina. © Ricardo Grobas

La cocina es otro de sus mejores reclamos, con todo el sabor atlántico en su “zona de tapas”, donde el pulpo á feira y la ternera asada son señas de identidad; la tortilla de patata, un fundamento; y el marisco fresco, representado por los mejillones del vecino puerto de Lorbé, un corriente manjar. Los más exigentes siempre pueden sorprenderse con especialidades de los nuevos valores de la cocina gallega, que en esta ciudad representa, por ejemplo, Eduardo Pardo, el chef del restaurante de la Casa del Hombre (Domus), con una carta que aprovecha los productos de temporada y sigue la tradición culinaria del puerto coruñés.

Cultura y ocio a raudales
Playas, equipo de fútbol, elegantes parques y jardines, una agitada vida nocturna… Todo incentivos. Pero las jornadas de trabajo en A Coruña tienen inmediata recompensa si se aprovechan sus grandes acontecimientos artísticos. En el Palacio de la Ópera, clásicos como el Festival Mozart o el Festival de la Ópera se alternan con los continuos conciertos de la Orquesta Sinfónica de Galicia y los musicales del momento. Y en los dos teatros de la ciudad, el Rosalía de Castro y el Colón, siempre hay una prestigiosa compañía nacional de gira con la que disfrutar del tiempo de ocio. Son sorprendentes los museos científicos interactivos –la Casa de las Ciencias, “el museo más formidable del mundo”, según Umberto Eco; la Casa del Hombre (Domus) y la Casa de los Peces (Aquarium Finisterre)–, y estimulantes sus instituciones culturales, como las fundaciones Caixa Galicia, Pedro Barrié de la Maza, Luis Seoane o el Museo de Arte Contemporáneo Unión Fenosa, con exposiciones de los más renombrados artistas del mundo.
Si lo que se desea es relajar el cuerpo y combatir el estrés, la Casa del Agua ofrece novedosas instalaciones para hacer deporte y disfrutar de los beneficios de la talasoterapia. Incluso es posible practicar el golf en un campo de 18 hoyos, en A Zapateira, a siete kilómetros.
Paseos por la ciudad 
Un original paseo en tranvía por la zona marítima, que lleva por la emblemática Torre de Hércules, el único faro romano del mundo en funcionamiento, es igual de reparador. Y las vistas del Atlántico, de la Torre de Hércules y de la península por la que se extiende la ciudad desde el elevador panorámico que une el paseo marítimo con el monte de San Pedro, sobrecogedoras.

Vista de la torre de Hércules desde el Monte de San Pedro, con el elevador en primer plano.  © Ricardo Grobas

La Ciudad Vieja, a la que se accede por la plaza de la heroína María Pita, es visita obligada. Guarda la memoria de una sociedad de mareantes, comerciantes, artesanos y obreros; del héroe inglés sir John Moore, protagonista de la batalla de Elviña contra las fuerzas napoleónicas, y de una ciudad siempre abierta a la cultura, que acogió al afamado pintor malagueño Picasso y a las ilustres escritoras gallegas Rosalía de Castro y Emilia Pardo Bazán.

Excursiones por los alrededores 
El complemento ideal para cualquier evento de trabajo en A Coruña es realizar una excursión a las Fragas do Eume y caminar por los senderos de este insólito, hechizante e inquietante bosque autóctono que atraviesa el río Eume y cobija al monasterio de Caaveiro.
Monasterio de Caaveiro. © Ricardo Grobas

La excursión se completa con visitas a las localidades de Betanzos –uno de los cascos históricos gallegos mejor conservados– y de Pontedeume, y degustación de sus muchas especialidades gastronómicas. Son famosas las tortillas de patata de Betanzos por estar poco hechas, y las costradas –una suerte de empanada de varios pisos–, los melindres de yema y los almendrados de Pontedeume, entre un sinfín de productos tradicionales que se pueden encontrar en múltiples mesones o en unas originales cantinas que aúnan tradición y modernidad en su cocina y en su decoración.

Betanzos, con sus características barcazas amarradas en el río. © Ricardo Grobas

La cercanía a Santiago de Compostela, a media hora por autopista, hay que aprovecharla. Monumental y vanguardista, es una ciudad que cautiva y sorprende en cada visita. Desde A Coruña, por último, una ruta por A Costa da Morte y los legendarios faros de este finis terrae de Europa y otra por los grandes acantilados de Ortegal, el santuario de San Andrés de Teixido, “adonde va de muerto quien no fue de vivo”, y sus típicas villas marineras constituyen otras dos estimulantes excursiones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 0 comentarios

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.