Faro de Corrubedo: una reflexión sobre la carencia de información “in situ”

Desde el mirador del Monte da Curota, a 514 metros de altura, se ven las rías de Arousa, al Sur, y de Muros y Noia, al Norte, que rodean la península de O Barbanza, y en las faldas de la sierra, el Complejo Dunar de Corrubedo y Lagunas de Carregal y de Vixán, abierto al Océano Atlántico.

En los días más claros, la vista abarca desde Cabo Fisterra al Monte Santa Tegra, en A Guarda, y se aprecian las islas de Sálvora, Ons y Cíes. La panorámica nos permite un pormenorizado reconocimiento de este trocito del mapa de Galicia, en el que la figura inconfundible del Monte Louro anuncia el comienzo de A Costa da Morte.
Pero en este tramo de costa que geográficamente pertenece a las Rías Baixas, el faro de Cabo Corrubedo es el punto de referencia. Se llega a él por un desvío a la entrada del pueblo. En su entorno se encuentran dos viviendas de los fareros y, junto a una de ellas, la torre de una sirena antiniebla que ya no funciona. Pegada al faro, se conserva una antigua garita de vigía.

El faro de Corrubedo presta servicio desde 1854 y, curiosamente, no solo no ha podido evitar algunos naufragios, sino que en algún caso —como en el naufragio del trasatlántico Santa Isabel, ocurrido en 1921 frente a la cercana isla de Sálvora—, se le consideró el causante de ellos porque las luces de los dos faros confundían a los barcos. Acabaron cambiándole la luz y se la pusieron roja en los años 30 del pasado siglo, motivo por el cual cuentan que le llamaban el “faro comunista”.

A propósito de esto último —porque no he logrado saber la trascendencia de aquel apodo, si es que la tuvo—, tengo que decir que echo de menos un poco de información “in situ” en los faros de Galicia. O se carece totalmente o lo que existe es muy escaso. Al visitante le gusta conocer historias del enclave y del propio faro, que para algo lleva vigilando la costa unos cuantos años; saber qué cabo es aquel que se ve al fondo, cómo se llama tal playa…

Poner en valor turístico los faros es un trabajo que todavía está pendiente y para el que se necesita la colaboración de las autoridades portuarias respectivas, pero no creo que sea excesivamente costoso. No hablo de obras, que ya se han hecho, por ejemplo, en los faros de Ferrolterra y de A Mariña Lucense, pertenecientes a la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, sino de colocar unos paneles con información contrastada y veraz que ayude a comprender y a rescatar una parte de la historia marítima de Galicia.
Pescador en las rocas de Cabo Corrubedo.

En fin, volvamos al faro de Corrubedo. Daos una vuelta por todo el entorno y veréis las amenazantes rocas extendiéndose hacia el mar, los pescadores de caña subidos a las más alejadas y los veleros navegando bien apartados de la costa. Y, de regreso, deteneos un rato en las playas de Portiños, también llamada Baleeiros –la más cercana al faro­–, o de Espiñeirido, y disfrutad de la brisa y del sonido del mar, porque esto sí que merece la pena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 2 comentarios

  1. Hola!! esta vez aparezco en tu blog (que ahora desgraciadamente tengo menos tiempo) para darte las gracias en forma de premio por tu fidelidad. Para que sepas que aunque a veces en silencio por falta de tiempo o por no saber muy bien que decir, siempre estoy por aquí.
    Lo dicho estas nominau en mi blog con mucho cariño y admiración! http://anavampyevil.blogspot.com.es/2012/10/dia-385-favorcillo-personal-y-premios.html
    besitos

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.