Isla de Tambo: desconocida y maltratada

Playa de Area da Illa, al Norte.
En la isla de Tambo no se puede desembarcar, y así lo advierten varios carteles, y quien lo haga corre el riesgo de que los militares de la Escuela Naval de Marín le den el alto porque es propiedad de la Armada. Por su forma ovalada, cubierta de árboles, alguien la ha comparado con una ballena que descansa en medio de la ría de Pontevedra.
La isla de Tambo fue atacada en el siglo XVI, igual que las Cíes, por las hordas del pirata inglés Francis Drake, que arrasaron el monasterio construido por San Fructuoso, y, entre otros pormenores, albergó un lazareto para pasajeros y tripulaciones de los barcos de las líneas marítimas de Marín en el XIX. Pero, sin duda, lo que más ha condicionado los usos de la isla y su “no relación” con los habitantes de los pueblos próximos es su carácter militar desde los años 40 del siglo XX.
Con la apertura de la Escuela Naval Militar en 1943, la isla se convirtió en un arsenal militar y campo de maniobras de la Armada, y hasta el año 2002 fue considerada enclave estratégico. Incluso se quiso construir en ella una pista de aterrizaje para aviones militares en los años 50 del pasado siglo.
Faro de Tambo, en Punta Tenlo.
El traspaso de Tambo a la Xunta de Galicia para uso público lleva años paralizado por la demanda de un particular, y la isla padece ahora mismo una situación ultrajante: aparte de ser una gran desconocida para sus vecinos, carece de figura alguna de protección medioambiental que la preserve, por ejemplo, del impacto de actividades tan cercanas como la del puerto comercial de Marín o la de la fábrica de celulosa de Pontevedra.
Así las cosas, la Xunta de Galicia ya le ha negado el valor natural suficiente para la integración en el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas que defienden ayuntamientos y organizaciones ciudadanas, aunque esto no le resta un ápice de atractivo y de interés para convertirse (quién sabe cuándo) en un importante recurso turístico, pues en sus escasas treinta hectáreas guarda una parte de la historia de la comarca de Pontevedra que está por descubrir.
—————————–
Entradas relacionadas:
Diez razones que hacen a las islas Cíes tan especiales
Isla de Ons: un paraje natural que se disfruta andando
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 0 comentarios

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.