Monte de Santa Trega: lección de prehistoria y paseo por la naturaleza

Puede que el Monte Santa Trega (también Tegra, y en castellano Tecla), en A Guarda, sea uno de los lugares más visitados de Galicia, tras la catedral de Santiago y Cabo Fisterra. Por su poblado castreño de 20 hectáreas de extensión, sin duda, pero también por la impresionante panorámica de la desembocadura del Miño, Portugal en el margen de enfrente, y la inmensidad del Atlántico que se divisa desde lo alto.
Descubierto en 1913 y rescatado para nuestra civilización en distintas campañas arqueológicas impulsadas por la Sociedad Pro-Monte, el poblado es un claro ejemplo de lo que fueron los primeros asentamientos permanentes de Galicia, fortificados y construidos sobre colinas o lugares con buena visibilidad.

© Ricardo Grobas

La cultura castreña se desarrolló entre los siglos VIII a. de C. y II d. de C., en un área que comprende Galicia, el oeste de Asturias, el Bierzo y el Norte de Portugal. Debió de haber más de 5.000 castros, aunque no todos ocupados al mismo tiempo, y la mayor parte de ellos en las Rías Baixas.

La visita al poblado, con dos viviendas completamente restauradas a semejanza de las de sus antiguos moradores, se realiza previo pago de entrada y se completa con la visita al Museo Arqueológico de Santa Tegra (MAST), en la parte más alta del monte. Es un edificio construido por el arquitecto gallego Palacios, debajo del cual se alojan los típicos puestos de souvenirs, con brujas que ríen escandalosamente, pulseras de la suerte, colgantes celtas, adornos de conchas y baratijas de todas clases con el “Rdo. de A Guarda” o “Rdo. de Santa Trega” impreso. Así que para entrar al Museo hay que sortear una avalancha de turistas y encontrar la escalera de piedra por la que se accede.

© Ricardo Grobas
El MAST es un espacio pequeño, con alguna pantalla interactiva, vitrinas donde se exponen restos de las excavaciones en el poblado y murales explicativos de una cultura que pereció con la romanización. Sus fondos se componen, pues, de restos de piezas de cerámica decorada, clavos, cuchillos, moldes de fundición, anillos, torques…, hallazgos que permiten elaborar hipótesis sobre la vida cotidiana, la economía, las formas de organización social y las creencias de aquellos primeros habitantes de Santa Trega.
Además, contiene una colección de esvásticas muy destacable, no sólo por su cantidad sino sobre todo porque están representadas en ella todas las formas conocidas. Se trata de piezas con una función mágica o religiosa, que actuaban como símbolos protectores del grupo familiar o del hogar, empotradas en las paredes de las viviendas. Erróneamente se les ha atribuido su exclusividad a los pueblos celtas –se subraya en uno de los paneles–, pero lo cierto es que tienen carácter universal, están presentes en diferentes lugares del mundo y en diferentes culturas.
Por último, el MAST dedica también un apartado a la influencia de Roma en los castros, demostrada con la aparición de restos de ánforas, monedas y molinos circulares de mano.

© Ricardo Grobas
© Ricardo Grobas
Aunque el Museo Arqueológico se levanta en un pequeño alto, todavía es posible ascender un poco más a través de una escalinata de piedra y, tras la lección de prehistoria, disfrutar del paisaje: a un lado, el núcleo urbano de A Guarda, arremolinado en torno a su puerto, y el mar abierto; al otro, el estuario que forma la desembocadura del Miño, el núcleo de Camposancos y sus playas; y más allá, en la otra orilla del río, la localidad portuguesa de Caminha, el magnífico espacio natural que forman la Foz del Miño y su playa dunar, y el islote de la Fortaleza de Nosa Senhora da Ínsua (Forte da Ínsua).
Por esta parte del monte, el paseo turístico lleva por la capilla, el vía crucis y algunos petroglifos. Y para los más activos se ofrece la red de rutas Os Camiños do Trega, entre los que se encuentra el Camiño das Catorce Revoltas, que comienza junto a la capilla y termina en la Fonte do Ermitán. Descendiendo por distintas sendas, puede llegarse al Barrio da Cruzada, o a Camposancos, o hasta el mismo núcleo de A Guarda.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 1 comentario

  1. Avatar Anonymous dice:

    PODEIS VISITAR EL BLOG”EL CIENTIFICO DOMINGO FONTAN”DONDE ENCONTRARIS,DOCUMENTACION INEDITA DE LA OBRA DEL CARTOGRAFO Y MATEMATICO PONTEVEDRES,AUTOR DE LA CARTA GEOMETRICA DE GALICIA
    SALUDOS

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.