Qué no perderse en Galicia

Faro de Cabo Fisterra.
La frase del título resume en cinco palabras el sentir de quien piensa visitar un destino a sabiendas de que no tiene tiempo para conocerlo de verdad, para impregnarse de él, para vivirlo. Pero diría algo más: detrás de ese afán de rentabilidad de unas vacaciones planificadas a base de estancias cortas en cada lugar, en ese intento de abarcar mucho en poco tiempo con el que trazamos nuestro itinerario de vacaciones, está la búsqueda de una síntesis imposible de los destinos.
Dime qué ver en Galicia, qué no debo perderme, porque voy sin mucho tiempo. ¡Menudo aprieto! ¿Es más definitorio un espacio natural o una ciudad? ¿Más imprescindible un espacio o monumento con múltiples menciones, reconocimientos y títulos u otro más modesto y menos afamado? ¿Qué habla más de Galicia, la costa o el interior?
Galicia no se define fácilmente porque es un compendio de rasgos. Señalar tres o cinco lugares imprescindibles sería reduccionista. Apenas me atrevo a nombrar un recurso turístico de Galicia sin que me vengan a la mente otros igual de relevantes. ¡Claro que son imprescindibles Santiago y la Catedral! Pero ¿te vas a perder el casco histórico de Pontevedra?, por el que podrás pasear con tranquilidad, al contrario que (en ocasiones) por el de Santiago porque  estará abarrotado de turistas y de peregrinos de todas las nacionalidades?
Betanzos.
Si lo que te gusta es callejear admirando la arquitectura propia de cada lugar, se me ocurren –aparte de las capitales y ciudades– varias localidades con las que deleitarse. Centros históricos como Betanzos, Allariz, Ribadavia, Tui, Cambados, Monforte de Lemos o Mondoñedo, entre otros muchos, se encuentran en alguna de las múltiples rutas posibles por las cuatro provincias gallegas. Cada uno tiene sus singularidades, por lo que la elección de uno entre ellos es muy subjetiva. No te afanes en verlos todos en un solo viaje a Galicia porque entonces te perderás otras muchas cosas.
Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.
Quizás no quieras irte de Galicia sin visitar la Torre de Hércules y/o la Muralla de Lugo, que son junto con Santiago de Compostela y el Camino la contribución galaica a los bienes Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, pero deberías conocer también un elemento característico de la cultura de Galicia: los castros celtas. Los hay por toda la geografía, así que te recomiendo que planifiques tus rutas incluyendo alguno de ellos. Los de Santa Trega (A Guarda, Pontevedra), Baroña (Porto do Son, A Coruña), San Cibrao de Las (San Amaro, Ourense) o Viladonga (Castro de Rei, Lugo) figuran entre los más importantes poblados fortificados de la época prerromana, y por su localización bien pueden formar parte de cualquier itinerario.
¿Buscas sol y playa? ¿Turismo náutico? Baiona y Sanxenxo son los principales referentes del turismo de sol  y playa en las Rías Baixas, en general de clima más benigno que la costa Norte. Cualquier otro lugar estará menos masificado, y buenas playas encontrarás en toda la costa: este verano ondea la bandera azul en 117 playas de 37 municipios.
Vista aérea del archipiélago de Cíes.
Habrá quien lamente que no visites las Cíes, porque son la joya del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas, pero si en tu viaje acabas optando por conocer la isla de Ons –la única de todo el parque que está habitada– también te dejará huella.
Si, por el contrario, eres amante de la montaña te gustará conocer Os Ancares, con aldeas casi deshabitadas que en el pasado fueron el símbolo de la Galicia profunda; la Sierra de O Caurel, un importante puntal del turismo rural; el Parque Natural de O Invernadeiro, o la Estación de Montaña de Manzaneda.
En cuanto a la práctica de deportes náuticos, desde A Guarda hasta Ribadeo puedes encontrar empresas de actividades náuticas con las que realizar buceo, vela, piragüismo, windsurf, esquí acuático… Tampoco descartes la posibilidad de realizar deportes acuáticos como el rafting, en aguas del Miño o del Ulla, paseos fluviales en barco o en canoa, piragüismo y vela en los ríos.
Puedes, igualmente, participar de una experiencia de turismo pesquero-marinero con la que entrar en contacto con la pesca, el marisqueo y el cultivo de mejillón en bateas, actividades que han determinado la economía de Galicia a lo largo de los siglos.
Monasterio de Santo Estevo de Ribas do Sil, actual Parador de Turismo.
Pero volvamos a los lugares imprescindibles, que se me ocurren por decenas, y descubramos en ellos auténticos tesoros: los faros de A Costa da Morte y Ferrol-Ortegal; monasterios como el de Caaveiro en medio del Parque Natural de As Fragas do Eume o el de Santo Estevo de Ribas de Sil, en A Ribeira Sacra; castillos como los de A Palma y San Felipe, en la ría de Ferrol, o el de Monterrei, en la provincia de Ourense; pazos como el de Oca (A Estrada) y el de Fefiñáns (Cambados); algunas de las playas más afamadas, como Rodas (Islas Cíes), A Lanzada (O Grove) y As Catedrais (Ribadeo); minúsculos puertos pesqueros, como Lorbé y Bares; y hórreos, ese otro símbolo de la idiosincrasia rural gallega, como los que forman el conjunto histórico de Combarro o el ejemplar más largo de Galicia, que encontrarás en Carnota.
Completan este retrato de Galicia la isla de A Toxa y Mondariz Balneario, como exponentes de su cultura termal que se remonta a la época de los romanos y que lidera la ciudad de Ourense por su riqueza de aguas termales; el Parque Natural de la Sierra de O Xurés, por la importancia de sus monumentos megalíticos y yacimientos romanos, y el Parque Natural de Corrubedo, por su sensible sistema dunar.
Jardines del Pazo de Oca.
Hasta aquí, los imprescindibles (con riesgo de olvidarme de alguno), que no son pocos. Podría seguir enumerando encantadores rincones, espacios naturales protegidos, conjuntos etnográficos, monumentos naturales… y no acabaría. Por eso decía al principio que se necesita más de una visita a Galicia para abarcarla.
Solo una última sugerencia para tu estancia en Galicia: infórmate sobre las fiestas que coincidan con tu visita –romerías tradicionales, religiosas, históricas, gastronómicas…– porque el calendario es inagotable y van a sorprenderte, y disfruta en todo momento de la rica cocina gallega y de sus vinos. ¡Verás cómo vuelves!

Y tú, ¿quieres hacer alguna sugerencia? ¿Qué lugar es imprescindible para ti?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 9 comentarios

  1. Avatar Jose M. dice:

    Hemos visitado Galicia en el puente de la constitución y Pontevedra capital nos ha encantado. ¡Preciosa ciudad Pontevedra!

  2. Avatar Anonymous dice:

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  4. Gracias, Martín, por tu visita y tu comentario. Me alegra de que hayas disfrutado, y espero que vuelvas y conozcas otros muchos lugares inigualables.

  5. Avatar Martin dice:

    Tuve la suerte de recorrer también los acantilados de San Andres de Teixido y el cabo de Ortegal, también Ezaro y tengo que decir que es algo impresionante, naturaleza y paisajes dignos de no perderse y disfrutarlos todo lo posible.

  6. Tienes razón, Carlos. Los acantilados de San Andrés de Teixido merecían una mención expresa por su altitud, y las fervenzas del Toxa y del Xallas –ahora ya se puede ver durante todo el año, pues se ha abierto la presa– son también algunas de las joyitas que nos reserva la naturaleza de Galicia. ¡Si es que no podía yo hablar de todos! Tenía que dejaros algo a los demás… 😉

    Encantada de “verte” por aquí y de que hayas aportado tus lugares imprescindibles. Gracias también por el dato sobre el hórreo más grande.

    Buen verano también para ti, y buenas rutas!

  7. Creo que te has dejado los acantiladosde San Andrés de Teixido y ya puestos las fervenzas del Toxa en y la del Xallas en Ézaro.

    Y sin ánimo de cuestionarte tu post, magnífico como siempre, decir que el hórreo de Carnota es el más popular, pero el más grande es el de Araño en Rianxo.

    Muchos saludos y buen verano

  8. Gracias por tus palabras, anónimo visitante, y hasta cuando quieras!

  9. Avatar Anonymous dice:

    Es verdad, galicia es tan linda y tiene tantos lugares para ver y sobre todo disfrutar que no alcanza un solo viaje. Muy bueno el blog.

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.