Sobre la frivolidad de los “top ten” y sus efectos

Playa de las Catedrales (Ribadeo, Lugo).
Escribí hace meses en un post titulado “Qué no perderse en Galicia” sobre la imposibilidad de recomendar, en un territorio tan amplio y variado como Galicia, los lugares de imprescindible visita. En realidad, solo me arriesgaba a encontrarme con una avalancha de opiniones diferentes, lo que, por otro lado, no reviste ninguna gravedad porque para gustos  se hicieron los colores. Pero no me atreví a hacerlo porque me pareció (y me sigue pareciendo) que el destino turístico Galicia así planteado es tan reduccionista que pierde su valor y su esencia.
Viene esto a cuenta del criticado paquete “top ten” de Turgalicia.  Más allá de que en él no figuren la playa de las Catedrales –hecho que ha provocado la indignación de los mariñenses–, ni las montañas de Galicia ni la ciudad termal de Ourense…, en mi opinión su patinazo ha sido ignorar que los rankings cualitativos no son lo más apropiado para un organismo público.
Quiero decir con esto que el organismo de promoción turística de Galicia ha sucumbido a la moda de las listas del tipo “top ten”, que la dinámica de las redes sociales ha extendido hasta rozar el absurdo, y, de paso, se ha olvidado del carácter neutro que deben tener sus acciones promocionales.
Gracias a algunos gurús de los social media que ofrecen recomendaciones a tutiplén sobre cómo crear contenidos en los blogs, lo que ahora se lleva son las listas. De cualquier cosa: de consejos para lo que sea, de cosas que no pueden faltar en tu maleta, de las mejores playas del mundo, de los pueblos más bonitos, de las mejores ciudades para vivir… Listas insustanciales, fundamentalmente, pero cada uno es muy libre de escribir lo que quiera, con mayor o menor acierto.
Lo que ocurre es que la trascendencia de las listas del tipo “top ten” –y en el caso que nos ocupa, de un “top ten” turístico de Galicia – reside en los riesgos de comunicación que uno corre, y que no son los mismos si el “top ten” lo hace un periodista en su blog personal que si lo hace en el medio que le paga, si lo suelta cualquier persona en su propia bitácora, o si lo hace suyo un organismo público de promoción turística de una Comunidad Autónoma.
La discusión, por lo tanto, no es si la lista de los “recursos estrella” ha de ser de diez “porque es un número que funciona comercialmente” o tendría que ampliarse para no dejar fuera otros recursos turísticos igual de importantes. Tampoco creo que de este “top ten” se pueda deducir que el organismo gallego de promoción turística se vuelca más en unos destinos que en otros.
De lo que yo hablo es de comunicación, y de cómo un recurso expresivo, una estúpida fórmula carente de todo rigor que da nombre a un paquete turístico, ha conseguido el efecto indeseado de herir sensibilidades entre el sector turístico gallego , y más en un momento de crisis y de pesimismo como el que vivimos.
Leer en storify
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 0 comentarios

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.