Unas nociones sobre la viticultura en las Rías Baixas

Viñedo del Pazo de Fefiñanes.
Un detalle llamativo de la bodega del Pazo de Fefiñanes, en Cambados, es la parcela donde cultivan sus vides. Está en un nivel superior al patio de armas y se accede desde él.
Una piensa que va a encontrarse con una parcela repleta de las típicas hileras de postes de granito por donde trepan las plantas de uva albariño, y se encuentra con una plantación en la que las parras se disponen únicamente alrededor del muro, pegadas a él, para protegerlas y evitarles corrientes de aire.
Tanto el muro de piedra como los pilares sobre los que crecen actúan como fuente de calor para esta uva, pequeña y muy delicada debido a su fina piel. Además, gracias a los pilares crece separada del suelo, huyendo de la humedad, más ventilada, y más expuesta al sol. La recolección, a mano, y los trabajos de sulfatado son también más cómodos.
Así se hizo siempre en Fefiñanes, y así lo siguen haciendo, porque su terreno, que produce solo 5.000 kilos de uva, tiene un fin muy preciso: la uva procedente de las plantas más jóvenes se utiliza para obtener levaduras, y la de las más viejas, para elaborar el Fefiñanes III Año, el vino revolución de la bodega.
Cuanto más vieja es la planta, menos uva produce, pero su calidad es mayor. No las dejan superar los 130 años porque a esta edad apenas producen. Y para que la producción de uva no caiga en picado, en previsión de la jubilación de una planta vieja, se planta a su lado la joven que la sustituirá a partir del cuarto año, el tiempo que tardará en dar sus primeros frutos, y va renovándose así la plantación.
Vendimia en Salvaterra do Miño (D. O. Rías Baixas, subzona Condado do Tea).

Para la elaboración de sus otros dos vinos, el blanco joven Albariño de Fefiñanes y el 1583 Albariño de Fefiñanes, la bodega más antigua de la Denominación de Origen Rías Baixas compra la uva a otros cosecheros, en torno a los 300.000 kilos.

En todo el territorio de la D. O. Rías Baixas (Valle do Salnés, Condado do Tea, O Rosal, Soutomaior y Ribeira de Ulla), en la que están inscritas 187 bodegas, conviven parcelas pequeñas con otras más grandes, completamente cultivadas o solo en los bordes, en cuyo caso el centro se aprovecha para otros cultivos.
Pero ocurre que ni los bodegueros poseen, forzosamente, grandes extensiones de tierra –como se comprueba en el caso de Fefiñanes– ni todos los pequeños propietarios venden su uva –algunos elaboran su propia marca de vino–. Estas son las cifras de 2010: en la D. O. Rías Baixas hay registrados 6.584 viticultores y 21.480 parcelas (3,6 por viticultor) que suman 3.814,27 hectáreas de viñas (0,58 por viticultor).
Post relacionados:
Visita a la bodega de Fefiñanes, templo de la viticultura de las Rías Baixas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 0 comentarios

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.