XI Vuelta Náutica. Diario de a bordo (IX)

© Ricardo Grobas
Entre los grandes atractivos de la Marina de Vilagarcía de Arousa está su tienda de efectos navales. La llamamos “el Ikea de la náutica” y es la única tienda en la que los hombres no demuestran nunca tener prisa. Otro enorme atractivo es La Taberna de la Marina, en una caseta de madera sobre pilotes en el mar, con una gran terraza acristalada con vistas a la ría y wifi.
Con tanto entretenimiento, al que hoy hemos añadido el desayuno en el Liceo Casino, apenas nos ha quedado tiempo para ir al centro del pueblo y comprar el pan y un insecticida, pues esta noche nos han invadido las moscas.
De nuevo zarpamos a las 12:00. Navegamos con las dos velas, con el viento de popa al principio y luego de través. El sol quema y la travesía es muy placentera. La etapa de hoy (Vilagarcía-Sanxenxo) contempla fondeo en la isla de Ons, pero se prevé que suba la intensidad del viento a media tarde, por lo que la organización de la Vuelta propone fondear en la playa de Montalvo (Sanxenxo). 

Veleros en Isla Rúa. © Ricardo Grobas

Por dentro de Ons navegamos a 6 nudos con el viento de través. La isla es preciosa, pero hoy da mal en la foto por culpa de la calima. A babor, la costa es una sucesión de playas y de urbanizaciones.

Montalvo es una de las numerosas playas de Sanxenxo que año tras año es reconocida con la bandera azul de la Unión Europea. Apenas comemos, unos bajan a la playa y otros aprovechan para sacar el equipo de buceo. El rato sabe a poco, pues hay que irse temprano para estar en Sanxenxo antes de las 19:30 horas.
El horario es lo que peor se lleva de la Vuelta Náutica, sobre todo en las etapas más cortas, como son las de las Rías Baixas, donde lo normal es que haga buen tiempo y lo que más apetece es exprimir el día. Pero lo cierto es que no puede ser de otra manera, porque amarrar de golpe 30 veleros es una tarea que lleva su tiempo y requiere una buena organización. 

© Ricardo Grobas

El Club Náutico de Sanxenxo nos recibe con su habitual sardiñada y churrascada en una de sus terrazas. Bailamos hasta las 23.30 horas música de los 80 y luego damos una vuelta por el Paseo Marítimo. Por la tarde, en la cubierta de un supervelero una mujer hablaba por teléfono y explicaba que esto es igual que Puerto Banús. No lo sé, pero desde luego el ambiente de Sanxenxo es único en Galicia. Aquí todo son veraneantes que circulan por el paseo en ambos sentidos luciendo ropa de marca y joyas, como dejándose ver, y frecuentan tiendas carísimas, pubs y discotecas junto a los pantalanes de su exclusivo puerto deportivo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 0 comentarios

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.