Vila de Cruces: turismo rural en el corazón de Galicia

Carretera a Vila de Cruces.

Carretera a Vila de Cruces.

Vila de Cruces es un trocito del corazón de Galicia. Paisaje de bosques y de prados, granjas con tractores, carreteras con señales de advertencia de peligro por vacas sueltas, y muchos indicadores en madera de casas de turismo rural. Abundan los rincones de placidez a orillas de unos ríos ricos en pesca; los bosques que cobijan iglesias y monasterios, y las posibilidades para los deportes de aventura como el rafting o el puenting.

Estamos en la comarca pontevedresa de O Deza, una de las potencias agropecuarias del interior de Galicia, donde el verde despliega todos sus matices, y el turismo rural, con típicas casas rústicas cuidadosamente rehabilitadas, se beneficia de un entorno natural privilegiado y de un importante patrimonio arquitectónico.

Río Deza, a su paso por el Área Recreativa de A Carixa, en Merza (Vila de Cruces).

Río Deza, a su paso por el Área Recreativa de A Carixa, en Merza (Vila de Cruces).

¿Te imaginas, por ejemplo, un bosque, un río, un antiguo molino en su orilla, una gran explanada con mesas y bancos de piedra bajo los árboles, un parque infantil, una gran piscina y wifi gratis al aire libre? Así es el área recreativa de A Carixa, en la parroquia de Merza, un paraíso para el ocio y el descanso convertido en un referente para el turismo de autocaravanas en Galicia, pues el espacio para su estacionamiento es uno de los mayores de Europa.

El enclave, rodeado de arbolado autóctono, es ideal también para los amantes del senderismo. Por aquí pasa la Ruta do Deza, de apenas cinco kilómetros de longitud, que une dos de los recursos más renombrados de la comarca, el monasterio de Carboeiro y la fervenza del río Toxa, ambos pertenecientes al municipio de Silleda, y está en proyecto el trazado de otro sendero, de kilómetro y medio, que conecte el monasterio de Carboeiro con el antiguo poblado minero de Fontao (Vila de Cruces).

Molino junto al río Orza, en A Carixa.

Molino junto al río Orza, en A Carixa (Merza, Vila de Cruces).

¿Sabías que Vila de Cruces fue durante la Segunda Guerra Mundial como la California de mitades del siglo XIX? Igual que entonces con la fiebre del oro, la fiebre del wolframio atrajo al yacimiento minero de Fontao a buscavidas y aventureros tras el dinero fácil. El poblado llegó a contar con tres cines, más de 60 bares y una población flotante de entre 10.000 y 15.000 personas, y fue abandonado progresivamente a partir de 1974, con el cierre de las explotaciones a cielo abierto.

Por el momento, en la antigua iglesia se ha instalado el Museo de la Minería de Fontao, pero el objetivo final es convertir las minas de la familia Cort, originaria de Alcoy (Alicante) en un Parque Temático de la Minería de Galicia y rescatar la memoria de antiguos trabajadores de la mina que todavía viven.

Monolito con el emblemático gallo de Vila de Cruces.

Monolito con el emblemático gallo de Vila de Cruces.

Pero hablaba al principio de la importancia agropecuaria de los municipios de O Deza, que se refleja en los productos gastronómicos estrella de la comarca. Si Lalín, capital dezana, venera al cerdo —su Fiesta del Cocido es de Interés Turístico Nacional—, Vila de Cruces reverencia al gallo de corral.

Este animal que corona un monolito a la entrada del núcleo urbano pertenece a la raza autóctona Mos. Su origen es anterior a la romanización, y desde antaño se ha criado en los hogares rurales. Todavía hoy es el rey de la mesa en las fechas señaladas, por lo que desde hace veinte años se celebra en Vila de Cruces la Fiesta del Gallo de Corral, declarada de Interés Turístico Gallego, donde se degusta guisado a la manera tradicional, con patatas, guisantes y zanahoria.

Gallos y gallinas de raza autóctona Mos en una explotación de Muimenta (Lalín).

Gallos y gallinas de raza autóctona Mos en una explotación de Muimenta (Lalín).

Ocurre, sin embargo, que el gallo de corral ya no es solo un reclamo a la hora de comer, sino que está llamado a protagonizar novedosas iniciativas turísticas en Vila de Cruces.

Porque a las actividades tradicionales en la naturaleza, como son el senderismo, las rutas en bicicleta y los deportes acuáticos en los ríos o en el embalse de Portodemouros, se suma ahora una Ruta Turística, Gastronómica y Etnográfica que revaloriza el trabajo en el campo y contribuye al asentamiento de la población en el medio rural.

La iniciativa la ha puesto en marcha la cooperativa de criadores Vicogalo, responsable a su vez de la introducción de la carne de gallo de corral en los restaurantes con estrellas Michelín y en los mercados de Dubai, Rusia, Arabia Saudí y Shangai. En un paso más hacia la dignificación del medio rural, llevan a los turistas a conocer cómo se crían estos animales; les permiten participar en la vida de una granja, de las tareas del campo, la vendimia o la elaboración del aguardiente.

Regato de agua.

Regato de agua en la parroquia de Camanzo, junto a los viñedos de Castro Brey.

Todo suma para convertir cualquiera de las 28 parroquias de Vila de Cruces en un apetecible destino de vacaciones. Incluidos el remanso de tranquilidad del Hotel-Balneario de Baños da Brea y las propiedades de sus aguas mineromedicinales; la posibilidad de conocer la bodega Castro Brey, la más interior de la D.O. Rías Baixas, o la propia localización geográfica del municipio, en el centro de Galicia, muy próximo a Santiago de Compostela, y bien comunicado por autovía con todas las ciudades.


Ver Vila de Cruces en un mapa más grande

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 3 comentarios

  1. […] Vila de Cruces, turismo rural en el corazón de Galicia […]

  2. Avatar Casas rurales en Galicia dice:

    Una excelente opción para disfrutar de nuestras vacaciones en un entorno rural y en contacto con la naturaleza, pudiendo además disfrutar de otras actividades. Saludos.

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.